Prebióticos y probióticos para cuidar la salud

Prebióticos y probióticos para cuidar la salud

En nuestros intestinos conviven billones de bacterias conocidas en su conjunto como flora intestinal o microbiota. Estos microorganismos que parecían no tener mayor relevancia que fermentar las fibras, han demostrado tener efectos en nuestra salud general. En los últimos años, se ha descubierto que un desequilibrio de estas bacterias puede favorecer el desarrollo de ciertas enfermedades y patologías. Y por otro lado, un óptimo equilibrio podría protegernos de padecer estreñimiento y diarrea, alta presión sanguínea, desmineralización ósea y cáncer. Además, la flora intestinal parece estar involucrada en la forma en la que asimilamos la grasa, afectando así directamente a nuestro peso.

Para mantener un equilibrio entre estas bacterias es vital cuidar nuestra alimentación. Existen dos tipos de alimentos involucrados en el balance de nuestra flora intestinal: prebióticos y probióticos.

Los alimentos probióticos son aquellos que proporcionan microorganismos vivos a nuestro tracto intestinal. Al ingerir cantidades suficientes de estos alimentos, nuestra flora bacteriana aumenta. El alimento más conocido en el que podemos encontrar estos microorganismos es el yogur, aunque también podemos encontrarlos en otras leches fermentadas como el kéfir o en alimentos no tan utilizados en los hogares de Sevilla pero sí populares como el miso, tempeh y chucrut.

Por otro lado, los alimentos prebióticos son principalmente fibras vegetales  no digeribles que llegan al intestino intactas y son fermentados por la flora intestinal, sirviendo de alimento y estimulando su crecimiento. Los prebióticos son fáciles de encontrar en nuestras comidas diarias, aunque debemos asegurarnos de tener un continuo aporte de ellos. Algunos de esos alimentos son: ajo, cebolla, tomate, espinaca, garbanzo, remolacha, zanahoria, espárrago, alcachofa y plátano. Para asegurar su presencia en nuestra dieta, debemos incluir platos ricos en estas fibras. Algunos de los más populares son:

  • Pisto: Se ha confirmado que el tomate frito en combinación con otros alimentos probióticos puede potenciar el carácter beneficioso de la flora intestinal incluso más que el tomate crudo. Además, la variedad de vegetales que lo componen hacen que esta comida aporte una magnífica cantidad de antioxidantes. La desventaja de este plato es que se requiere tiempo para su preparación , aunque puede encontrarse preparado de forma casera y listo para enviar.
  • Gazpacho y Salmorejo: Además de tomate, contienen ajo y cebolla, los cuales gracias a su contenido en hidratos de carbono no digeribles, estimulan el crecimiento de bacterias beneficiosas. De hecho, el ajo es uno de los alimentos con mayor contenido en componentes prebióticos. Nuestra suerte es que gran variedad de los platos típicos de Sevilla y del resto de Andalucía contienen ajo como ingrediente. De acuerdo a esto, las siguientes variaciones de gazpacho y salmorejo aportarían una estupenda cantidad de fibra soluble gracias a su elaboración a partir de tomate, cebolla y ajo-
  • Ensalada de Remolacha: La remolacha es una estupenda fuente de prebióticos, tanto es así que algunos de los suplementos comercializados más populares son extraídos de la pulpa de la remolacha. Este alimento junto con la cebolla crean un magnífico aporte de fibra para alimentar nuestra flora intestinal.
  • Espinacas con garbanzos: legumbres como los garbanzos y vegetales de hoja verde como las espinacas son una excelente combinación para conseguir un buen aporte de fibra soluble. Cabe destacar la presencia también de ajo en esta comida, que la hacen un perfecto alimento para nuestras bacterias intestinales

En la actualidad, existen numerosos suplementos que ayudan a mantener el equilibrio de nuestra flora intestinal. Sin embargo, dichos beneficios pueden alcanzarse con una buena planificación de comidas. La elaboración y consumo diario de platos que contengan probióticos y prebióticos es vital para mantener nuestra salud general y evitar ciertas enfermedades.

Si no dispones de tiempo para cocinar, puedes encontrar todos estos ricos platos de comida casera, para servir a domicilio en nuestra web o app: www.foos-app.com.

Escrito por: Cristina García Jaime. Experta en Nutrición humana y Dietética, y en calidad y tecnología alimentaria en Foos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *