Vuelta de vacaciones, vuelta al equilibrio

Vuelta de vacaciones, vuelta al equilibrio

Los buenos hábitos que arrastrábamos a duras penas a finales de Junio, se esfuman en cuanto los 40ºC llegan a Sevilla. Durante el periodo vacacional, es común desconectar de las obligaciones y de cualquier tipo de propósito. Y con ello, llega también la anarquía alimentaria: comidas a deshora y abundancia de platos ricos en grasa, sal y azúcar.

Cambios, como la vuelta a la oficina, a la universidad o apuntarse al gimnasio son un buen punto de inflexión que puede ayudarnos a retomar el equilibrio alimentario.

Comenzar una dieta tras la vuelta de las vacaciones es algo muy común. Aunque para llevar una alimentación sana y equilibrada, no es necesario que comencemos ningún tipo de dieta restrictiva. Basta con organizar nuestra alimentación como organizaríamos nuestra semana laboral.

Las siguientes recomendaciones pueden ayudarte a mantener a lo largo del tiempo buenos hábitos alimentarios, de forma fácil, para que llevar una alimentación sana y equilibrada tras la vuelta de vacaciones no se nos haga igual de cuesta arriba que volver a la oficina:

1. Planifica tus comidas con antelación:

Al no tener comida sana preparada en casa, la sensación de hambre puede llevarnos a elegir irracionalmente alimentos ya preparados que suelen ser nutricionalmente pobres. Para evitar esto, es recomendable organizar qué comeremos la semana siguiente. Para ello, incluye en la planificación semanal:

  • Al menos 5 piezas de frutas y verduras al día. Una de ellas con alto contenido en Vitamina C. Preferiblemente, una de las raciones de verduras debe ser cruda.
  • 3 pescados blancos
  • 1 pescado azul
  • 2 platos de legumbres
  • 3 huevos
  • 2 platos de carne magra
  • Diariamente cereales integrales (pasta, arroz, pan, etc.)
  • 1 carne roja cada 3 semanas

Con estos grupos de alimentos crea menús diarios que incluyan un primer plato vegetal y un segundo plato equilibrado que además contenga proteína y/o hidratos de carbono. Para crear menús equilibrados, es importante no combinar en el mismo día exclusivamente alimentos ricos en hidratos (pasta, arroz, legumbres) o alimentos ricos en proteína (huevo, carne y pescado) para que así ningún día sea escaso en ciertos nutrientes.

2. Mantén un horario para las comidas.

Saltarnos una comida no engorda, pero sí que acumulamos sensación de hambre que se desata en la siguiente comida. Por lo tanto, es importante que intentemos establecer 5 comidas al día separadas entre sí unas 3 horas. De esta forma, nuestra sensación de hambre disminuirá y nos sentiremos más capaces de seguir la planificación semanal fijada.

3. Comida casera:

Al volver a la oficina nos encontramos con el problema de tener que llevar la comida de casa. A veces, por falta de tiempo, tendemos a pedir comida rápida a domicilio. Para evitar un exceso de grasa, la mejor elección es tener preparada comida casera con anterioridad.

4. Identifica la sensación de saciedad.

Uno de nuestros principales rituales para socializar es la comida. Comer como hábito social nos impide centrarnos en lo que estamos comiendo. Por eso, tras la vuelta de vacaciones es importante analizar nuestro comportamiento mientras comemos, siendo conscientes de una masticación lenta, y sobre todo de comprender las señales de saciedad que nos envía nuestro cuerpo.

5. Prescinde del alcohol.

Se hizo muy popular que una copa de vino o incluso una cerveza podía tener beneficios para la salud. Pero este componente es un tóxico que tiene mayores efectos adversos que los beneficios de los componentes de la cerveza y el vino. Por lo tanto, la vuelta de las vacaciones es un buen momento para elegir agua cada vez que comamos.

Para llevar a cabo estas recomendaciones ya existen empresas que realizan una planificación semanal de menús completos equilibrados para enviar a domicilio o a la oficina.

Nuestro cometido en Foos como plataforma online, es la de unir a cocineros certificados, que elaboran diariamente comida casera de calidad, con personas que buscan comida sana ya preparada. En Foos, creamos para ti, de la mano de nuestros expertos en nutrición, menús completos para toda la semana, para que tú no tengas que preocuparte absolutamente de nada. =)

Consulta ya nuestra amplia variedad de menús diarios para toda la semana, para las distintas opciones alimenticias: Veganas, vegetarianas, sin gluten, sin lactosa, bajas en grasas, bajas en hidratos, altas en proteínas, ¡y un largo etcétera!

Artículo escrito por: Cristina García Jaime.

Experta en Nutrición humana y Dietética, y en calidad y tecnología alimentaria en Foos.